Virgen del RocíO

2020-09-01

save the virgin of dew

A menos que el grano de trigo caiga al suelo y muera, queda solo un grano y no da ningún buen fruto. Si no morimos a nosotros mismos y si nuestras devociones más santas no nos conducen a esta muerte necesaria y fecunda, no daremos frutos de ningún valor y nuestras devociones dejarán de ser provechosas. Todas nuestras buenas obras estarán contaminadas por el amor propio y la voluntad propia, de modo que nuestros mayores sacrificios y nuestras mejores acciones serán inaceptables para Dios. En consecuencia, cuando lleguemos a morir nos encontraremos desprovistos de virtud y mérito y descubriremos que no poseemos ni una sola chispa de ese amor puro que Dios comparte solo con aquellos que han muerto a sí mismos y cuya vida está escondida con Jesucristo en él.

Él no la sirve para su bienestar temporal o eterno, sino simple y exclusivamente porque ella tiene derecho a ser servida y solo a Dios en ella. La ama no tanto porque sea buena con él o porque espera algo de ella, sino simplemente porque es adorable. Por eso la ama y la sirve con tanta fidelidad en el cansancio y la sequedad del alma como en el dulce y sensible fervor. Cuán agradables y preciosos a los ojos de Dios y de su santa Madre deben ser estos siervos de María, que la sirven sin egoísmo. Es para aumentar su número que he tomado mi pluma para escribir lo que he estado enseñando con éxito tanto en público como en privado en mis misiones durante muchos años.

save the virgin of dew

Ningún otro estado humano implica la pertenencia más completa a otro que la esclavitud. Entre los pueblos cristianos, nada hace que una persona pertenezca más plenamente a Jesús y a su santa Madre que la esclavitud santa misa voluntaria. Nuestro Señor mismo nos dio el ejemplo de esto cuando por amor a nosotros “tomó la forma de un esclavo”. Nuestra Señora nos dio el mismo ejemplo cuando se llamó a sí misma la sierva o esclava del Señor.

save the virgin of dew

El Apóstol consideró un honor ser llamado “esclavo de Cristo”. Varias veces en las Sagradas Escrituras, se hace referencia a los cristianos como “esclavos de Cristo”. Sin embargo, mi querido Maestro, la mayoría de los eruditos no podrían estar más lejos de la devoción a tu Madre, o mostrar más indiferencia hacia ella, incluso si todo lo que acabo de decir fuera cierto. Guárdame de su forma de pensar y actuar y déjame compartir tus sentimientos de gratitud, estima, respeto y amor por tu santa Madre.

Así como en la naturaleza existen secretos que nos permiten hacer ciertas cosas naturales de manera rápida, fácil y con un bajo costo, también en la vida espiritual existen secretos que nos permiten realizar obras con rapidez, fluidez y facilidad. Tales obras son, por ejemplo, vaciarnos del amor propio, llenarnos de Dios y alcanzar la gloria oracion perfección. En segundo lugar, para vaciarnos de nosotros mismos, debemos morir diariamente a nosotros mismos. Esto implica que renunciemos a lo que los poderes del alma y los sentidos del cuerpo nos inclinan a hacer. Debemos ver como si no viéramos, oír como si no escucháramos y usar las cosas de este mundo como si no las usáramos.

La ascendencia davídica de María

¿Por qué pierdo el tiempo demostrando algo tan obvio? Si las personas no están dispuestas a llamarse esclavas de María, ¿qué importa? Que se conviertan y se llamen esclavos de Jesucristo, porque esto es lo mismo que ser esclavos de María, ya que Jesús es fruto y gloria de María.

Si tan solo supiéramos la gloria y el amor que te ha dado esta maravillosa criatura, nuestros sentimientos por ti y por ella serían muy diferentes santa misa de los que tenemos ahora. Ella está tan íntimamente unida a ti que sería más fácil separar la luz del sol y el calor del fuego.

María durante la vida apostólica de nuestro Señor

En tercer lugar, debemos elegir entre todas las devociones a la Santísima Virgen la que nos conducirá con mayor seguridad a este morir a uno mismo. Esta devoción será la mejor y la más santificadora para nosotros. Porque no debemos creer que todo lo que reluce es oro, todo lo que es dulce es miel, o todo lo que es fácil de hacer y lo hace la mayoría de la gente es lo más santificador.

María en nuestra vida: Atlas de los nombres y títulos de María, la madre de Jesús.

  • Por eso, cuando es predicada y venerada, llama a los fieles a su Hijo y a su sacrificio, y al amor del Padre.
  • Por eso la Iglesia, en su obra apostólica, también mira con razón a la que dio a luz a Cristo, concebido por el Espíritu Santo y nacido de la Virgen, para que por la Iglesia nazca Cristo y crezca también en el corazón de los fieles.
  • Buscando la gloria de Cristo, la Iglesia se asemeja más a su modelo exaltado y progresa continuamente en la fe, la esperanza y la caridad, buscando y haciendo la voluntad de Dios en todas las cosas.

Entonces podré amarte y glorificarte aún más, porque te imitaré y seguiré más de cerca. Aquí me dirijo a ti por un momento, querido Jesús, para quejarme con cariño a tu divina Majestad de que la mayoría de los cristianos, e incluso algunos de los más doctos entre ellos, no reconocen el vínculo necesario que te une a ti y a tu Mater. santa misa Señor, tú estás siempre con María y María está siempre contigo. Ella nunca puede estar sin ti porque entonces dejaría de ser lo que es. Ella está tan completamente transformada en ti por la gracia que ya no vive, ya no existe, porque solo tú, querido Jesús, vives y reinas en ella más perfectamente que en todos los ángeles y santos.

Esto es lo que hacemos perfectamente en la devoción que discutiremos más adelante. Lo que digo en un sentido absoluto de Nuestro Señor, lo digo en un sentido relativo de Nuestra Señora. Jesús, al elegirla como su asociada inseparable en su vida, gloria y poder en el cielo y en la tierra, le ha otorgado por gracia en su reino los mismos derechos y privilegios que él posee por naturaleza. “Todo lo que pertenece a Dios por naturaleza pertenece a María por gracia”, dicen los santos, y, según ellos, así como Jesús y María tienen la misma voluntad y el mismo poder, también tienen los mismos súbditos, servidores y esclavos.

Realiza un comentario