‘Solo quiero que sepas que te amo’

2020-09-19

Contenido

Prayer to San Cipriano to call me

Ten piedad, porque durante todo el sufrimiento permaneciste centrado en tu vida de oración incesante. Ten piedad, porque hay otros que despiden a los santos padres y madres para esparcir y no juntar. Al ver esto, el torturador se asustó y, sin querer juzgarlos más, envió a los mártires al gobernador Claudio en Nicomedia, describiéndoles todo lo que les había sucedido.

  • Please Lord, send your Holy Spirit to cleanse us from all this darkness, and help us trust and love each other as you love us.
  • Banish Satan and his attempts in trying to break us apart and fill our minds with negativity, doubts and suspicions.
  • JeremyPray for the repose of the Souls of +Frank Max B and Lilian B and +Frank Joseph B2/6/2020SabrinaThe Diocese of Pittsburgh is putting on a Catholic youth conference for high school aged youth called Arise for the first time ever.
  • Please bring the peace, love and light unto my family.
  • We would like prayers for the planning process and for all who will be attending the conference!

Habiendo orado larga y fervientemente, la santa virgen avergonzó al enemigo. Vencido por su oración, huyó de ella avergonzado, y de nuevo vino una calma en el cuerpo y el corazón de Justina; la llama del deseo se apagó, la batalla cesó, la sangre hirviendo se calmó. Justina glorificó a Dios y cantó una canción de victoria.

Colombia tiene varios lugares turísticos populares, pero algunas áreas menos conocidas merecen igualmente atención. San Cipriano, mago, mártir y místico; theurge, thaumaturge y theophoros; Santo, hechicero y sabio ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte por Jesucristo nuestro señor, Amén. Nacida en el norte de Italia, huérfana en la infancia, Angela Merici se enfrentó a una sociedad en la que la educación era en gran medida el privilegio de los jóvenes ricos y se basaba principalmente en las escuelas monásticas.

Así que reunió a un pequeño grupo de mujeres solteras, muchas de ellas terciarias franciscanas como ella, y se dispuso a educar a las niñas pobres, de forma gratuita, en sus hogares. Ella y su banda de maestras se autodenominaron “compañeras”, siendo pioneras en una nueva forma de vida religiosa no enclaustrada para mujeres, dando testimonio de la sencillez evangélica en medio del mundo, no como un “orden” formal sino como la “Compañía de Santa Úrsula “. Conocidas hoy como las Ursulinas, las hijas espirituales de Angela Merici continúan sirviendo a la Iglesia y la sociedad en una rica diversidad de ministerios. Nuestro diario de oración de 10 semanas lo guiará a través de sus oraciones diarias y lo ayudará a planificar su semana de oración. Puede hacer clic aquí para obtenerlo ahora.

Este gobernador los condenó a ser decapitados a espada. Cuando fueron llevados al lugar de ejecución, Cipriano pidió un poco de tiempo para la oración, para que Justina pudiera ser ejecutada primero; temía que Justina se asustara al ver su muerte. Pero ella inclinó alegremente la cabeza bajo la espada y se fue a su Esposo Cristo. Al ver la muerte inocente de estos mártires, un tal Teoctisto, que estaba presente allí, los compadeció mucho y, inflamado en su corazón hacia Dios, se postró ante San Cipriano y, besándolo, se declaró cristiano.

Junto con Cipriano, también fue inmediatamente condenado a ser decapitado. Y así, muchos impíos acudieron al gobernador Eutolmius, que entonces gobernaba esas regiones, y calumniaron a Cipriano y Justina, acusándolos de ser hostiles a sus dioses y al emperador y a todas las autoridades, diciendo que estaban molestando. el pueblo, engañándolos y guiándolos en sus pasos, disponiéndolos a adorar al Cristo crucificado. Al mismo tiempo le pidieron al gobernador que entregara a Cipriano y Justina a muerte por esto. Habiendo escuchado su solicitud, Eutolmius ordenó que Cipriano y Justina fueran apresados ​​y encarcelados.

En ese momento, Justina miró por la ventana de su habitación. Al verla, el demonio dejó a Aglaias y huyó. Al mismo tiempo, la apariencia fantasma de Aglaias también se desvaneció, y el joven, cayendo, la virgen de guadalupe fue hecho pedazos. Agarró el borde del techo con las manos y, sujetándolo, colgó allí; y si no hubiera sido derribado por la oración de santa Justina, el impío habría caído y habría sido asesinado.

Luego, partiendo hacia Damasco, los llevó consigo para juzgarlos. Pero tan pronto como el joven pronunció la palabra “Justina”, el demonio desapareció inmediatamente, sin poder soportar ni siquiera el nombre de Justina. El joven se asustó mucho y, corriendo hacia Cipriano, le contó lo que había sucedido. Entonces Cipriano con su hechicería le dio la forma de un pájaro y, habiéndolo capacitado para volar en el aire, lo envió a la casa de Justina, aconsejándole que volara a su habitación por la ventana. Al ser llevado por un demonio en el aire, Aglaias voló sobre el techo.

Prayer to San Cipriano to call me

✠ Oración a San Cipriano

Profundamente devoto de la Santísima Madre, San Alfonso murió a los 91 años, después de pasar la noche en oración a María. Fue canonizado santo en 1839 y proclamado doctor de la Iglesia en 1871. Confío sinceramente en que, si es la santa voluntad de Dios, mi petición será concedida a través de tu intercesión por mí en el trono de Dios.

Libro de Oración del Beato San Cipriano

Esta realidad moldeó la perspicaz convicción de Angela de que el desorden de la sociedad era causado por el desorden en el hogar y la falta de madres cristianas modelo, el resultado de descuidar la educación de las mujeres jóvenes. Transforma la familia cristiana poniendo en su corazón a una esposa y una madre educadas, creía Ángela, ¡y el mundo entero se renovaría en Cristo!

✠ Hechizo de San Cipriano para localizar artículos perdidos y también para convocar a amantes perdidos ✠

Prayer to San Cipriano to call me

Después de levantarse por la mañana, Aedesius fue con su esposa e hija al obispo cristiano, cuyo nombre era Optatus, rogándole que les instruyera en la fe de Cristo y les realizara el santo bautismo. Al mismo tiempo le informó de las palabras de su hija y de la visión angelical que él mismo había visto. Al oír esto, el obispo se alegró de su conversión y, habiéndolos instruido en la fe de Cristo, bautizó a Aedesius, a su esposa Cledonia ya su hija Justina; y luego, habiéndoles dado la comunión de los Santos Misterios, los dejó ir en paz. Fue una oración y una fe que lo salvó a través de todos esos años de dolor y miedo. Ahora, en su ser más vulnerable, necesita una oración más que nada.

Realiza un comentario