Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia

2020-04-17

marialis cultus encyclical

Además, decenas de teólogos se han centrado en cuestiones relacionadas con el papel especial de María en la vida y misión de su Hijo y de la Iglesia. El tercer milenio del cristianismo promete ser rico en términos de reflexión y devoción marianas a medida que la Iglesia crece en la comprensión y la devoción por la Madre del Redentor. Marialis Cultus es una exhortación apostólica del Papa Pablo VI sobre la devoción mariana. Ahora bien, esta es una carta a todos los obispos del mundo en una reflexión de cómo el Vaticano II va con María.

El Rosario es esencialmente una oración contemplativa, que requiere “tranquilidad de ritmo o incluso una demora mental que anime a los fieles a meditar en los misterios de la vida del Señor”. Su uso está expresamente recomendado en la formación y vida espiritual de clérigos y religiosos.

La Iglesia entiende que ciertas expresiones religiosas externas, aunque perfectamente válidas en sí mismas, pueden ser menos adecuadas para hombres y mujeres de diferentes edades y culturas. Hoy se reconoce como una necesidad general de la piedad cristiana que toda forma de culto tenga una impronta bíblica. Los avances en los estudios bíblicos, la creciente difusión de las Sagradas Escrituras y, sobre todo, el ejemplo de la Tradición y la acción interior del Espíritu Santo tienden a hacer que el cristiano moderno utilice cada vez más la Biblia como libro de oraciones básico y sacar de él una inspiración genuina y ejemplos insuperables. La devoción a la Santísima Virgen no puede estar exenta de esta orientación general de piedad cristiana; de hecho, debería inspirarse de manera especial en esta orientación para ganar un nuevo vigor y una ayuda segura.

A esto le sigue una conclusión que básicamente dice que María merece las devociones porque es la madre de las gracias y su papel único en la redención. Además de que la devoción a la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano, la devoción es de suma importancia para vivir la vida del Evangelio.

En segundo lugar, quisiéramos señalar que las dificultades antes aludidas están íntimamente relacionadas con determinados aspectos de la imagen de María que se encuentran en los escritos populares. No se relacionan con la imagen evangélica de María ni con los datos doctrinales que se han explicitado a través de un lento y concienzudo proceso de extracción del Apocalipsis. Debe considerarse bastante normal que las generaciones venideras de cristianos en diferentes contextos socioculturales hayan expresado sus sentimientos sobre la Madre de Jesús de una manera y manera que refleje su propia época. Cuando la Iglesia considera la larga historia de la devoción mariana, se regocija por la continuidad del elemento de culto que muestra, pero no se ata a ninguna expresión particular de una época cultural individual ni a las ideas antropológicas particulares que subyacen a tales expresiones.

El misterio pascual todavía da vida

La mariología católica romana se ocupa de la vida y el papel de la Virgen María, la madre de Jesús, así como su veneración, a lo largo de los siglos, en teología, oración, himnos, arte, música y arquitectura. aviva el entusiasmo por una conciencia más profunda del papel de María en el misterio de nuestra redención.

Numerosos papas han escrito sobre el significado del rosario como arma espiritual en tiempos difíciles. El Escapulario es un signo externo de la relación filial que se establece entre la Santísima Virgen María, Madre y Reina del Monte Carmelo, y los fieles que se encomiendan totalmente a su protección, que recurren a su intercesión materna, conscientes del primado de la vida espiritual y la necesidad de la oración.

marialis cultus encyclical

En su maravillosa presentación del plan de Dios para la salvación del hombre, la Biblia está repleta del misterio del Salvador, y desde el Génesis hasta el Libro del Apocalipsis, también contiene referencias claras a ella, quien fue la Madre y asociada del Salvador. Sin embargo, no quisiéramos que esta impronta bíblica fuera meramente un uso diligente de textos y símbolos hábilmente seleccionados de las Sagradas Escrituras. Lo que se necesita es que los textos de oraciones y cánticos se inspiren y se redacten de la Biblia y, sobre todo, que la devoción a la Virgen esté impregnada de los grandes temas del mensaje cristiano.

Nos llena de confianza observar que la renovada liturgia romana, también considerada en su conjunto, es una espléndida ilustración de la devoción de la Iglesia a la Santísima Virgen. Nos sustenta la esperanza de que las directrices emitidas para hacer esta devoción cada vez más pura y vigorosa se apliquen con sinceridad. Nos alegra que el Señor nos haya dado la oportunidad de proponer algunos puntos de reflexión para renovar y confirmar la estima por la práctica del rosario. Consuelo, confianza, esperanza y alegría son los sentimientos que queremos transformar en ferviente alabanza y acción de gracias al Señor al unir nuestra voz a la de la Santísima Virgen de acuerdo con la oración de la liturgia romana.

marialis cultus encyclical

El otro grupo, más en sintonía con la María de la Escritura y con las relaciones ecuménicas, deseaba presentar a María como discípula, miembro de la comunidad cristiana que, como uno de nosotros, modela lo que implica el verdadero discipulado. El problema se resolvió dedicando san jose el Capítulo 8 de la Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium (“Luz de las Naciones”) a María. En eso fue retratada como una campesina judía de fe que luchó por sintonizarse con la voluntad de Dios y cooperar activamente con ella durante toda su vida.

Es tanto el cumplimiento del mandato ofrecido en Lumen gentium VIII como un impulso para profundizar el estudio y la fidelidad a la Madre del Redentor. John Paul ha marcado un hito en la mariología con Redemptoris mater, y está destinado a seguir siendo el sine qua non de la mariología en el futuro. En su conmovedora encíclica, Juan Pablo II reavivó la chispa de la mariología. Y continúa iluminando y promoviendo la comprensión doctrinal mariana, especialmente en su público general. Desde septiembre de 1995 hasta noviembre de 1997, el Papa pronunció setenta discursos en audiencia general sobre la Santísima Virgen María.

Directorio de páginas católicas

  • En María, descubrí el amor que un Hijo perfecto tiene por su madre y el amor que ella tiene por su Hijo.
  • También eliminaron las prácticas devocionales, cambiaron el nombre de las iglesias y destruyeron estatuas, santuarios y obras de arte dedicadas a María.
  • Unos días después, me llamó la atención la estatua de madera de María en mi parroquia.
  • Solo después, al reflexionar sobre ese momento mientras rezaba el rosario, recordé que le pedí a Jesús que me presentara a su madre.

Durante el concilio, se produjo una gran batalla entre sus participantes sobre el tema de los títulos marianos san pancracio y la devoción. Un grupo insistió en darle más honores a Mary al emitir un documento únicamente sobre Mary.

San José en la vida de Cristo y de la Iglesia: exhortación apostólica

marialis cultus encyclical

Esto garantizará que, al venerar el Trono de la Sabiduría, los fieles a su vez sean iluminados por la palabra divina y se sientan inspirados a vivir su vida de acuerdo con los preceptos de la Sabiduría Encarnada. De esta manera los fieles, viviendo en la liturgia el espíritu del Adviento, pensando en el amor inefable con el que la Virgen Madre esperaba a su Hijo, están invitados a tomarla como modelo y prepararse para el encuentro con el Salvador que es venir. Deben estar “vigilantes en la oración y gozosos en … alabanza”. También quisiéramos señalar que la liturgia de Adviento, al vincular la espera del Mesías y la espera del glorioso regreso de Cristo con la admirable conmemoración de su Madre, presenta un feliz equilibrio en la adoración.

Realiza un comentario