San Cipriano y Santa Justina, mártires

2020-06-03

Oración a San Cipriano por Protección

Prayer to Saint Cyprian to attract a man

Soy consciente de la tranquilidad y el miedo de nuestro pueblo, que velará por la satisfacción y el desprecio de la ira de Dios, a menos que alguno de los presbíteros, a modo de gratificación, los haya engañado. Porque, lo que más me indujo y me obligó a escribirle esta carta, debe saber que se dijo en una visión: “Pide y obtendrás”. Luego, después, se pidió a los asistentes que oraran por ciertas personas que se les señalaron, pero que en sus peticiones había voces santa misa disonantes y voluntades en desacuerdo, y que esto disgustó excesivamente a Aquel que había dicho: “Pedid y recibiréis”. Confiando, por tanto, en vuestro amor y vuestra piedad, que he conocido abundantemente, en esta carta os exhorto y ordeno a la vez que aquellos de vosotros cuya presencia allí sea menos sospechosa y menos peligrosa, en mi lugar cumplan con mi deber. , con respecto a hacer aquellas cosas que son requeridas para la administración religiosa.

Reflexiones sobre la oración de San Cipriano

Prayer to Saint Cyprian to attract a man

Porque esto conviene a la modestia y la disciplina, e incluso a la vida de todos nosotros, que los principales oficiales reunidos con el clero en presencia también de las personas que se mantienen firmes, a quienes, además, se les debe honrar. mostrados por su fe y temor, podemos ordenar todas las cosas con la religiosidad de una consulta común. Pero cuán irreligioso y malicioso es, incluso para los que están ansiosos, que mientras los exiliados, expulsados ​​de su país y despojados de todas sus propiedades, no hayan regresado todavía a la Iglesia, algunos de los difuntos deberían ¡apresúrate a anticipar incluso a los propios confesores y a entrar en la Iglesia antes que ellos! Si están tan ansiosos, tienen lo que necesitan en su propio poder, los tiempos mismos les ofrecen gratuitamente más de lo que piden.

Sin embargo, oigo que algunos de los presbíteros, sin tener en cuenta el Evangelio ni considerar lo que me han escrito los mártires, ni reservar al obispo el honor de su sacerdocio y de su dignidad, ya han comenzado a comunicarse con los difuntos, y para ofrecer en su nombre, y darles la eucaristía, cuando fuera conveniente que alcanzaran estas cosas a su debido tiempo. Esta advertencia, en verdad, nuestros presbíteros y diáconos deberían haberte dado a ti, para que puedan acariciar a las ovejas confiadas a su cuidado, y por la autoridad divina puedan instruirlas en el camino de obtener la salvación por medio de la oración.

Sé que ambos recibirán con gusto estas noticias y que desean que se ordenen en nuestra iglesia tantos como sea posible. Y como el gozo es siempre apresurado, y el gozo no soporta demora, él lee en el día del Señor, mientras tanto, para mí; es decir, ha iniciado la paz al entrar solemnemente en su despacho de lector. ¿Es usted urgente con frecuencia en las súplicas y asiste mis oraciones con las suyas, para que la misericordia del Señor que nos favorece pronto restaure tanto al sacerdote a salvo para su pueblo como al mártir para un lector con el sacerdote?

Prayer to Saint Cyprian to attract a man

Tal persona, que no debe estimarse por sus años sino por sus méritos, merecía grados más altos de ordenación clerical y un aumento mayor. Sepan entonces, muy amados hermanos, que este hombre ha sido ordenado por mí y por mis colegas que estaban entonces presentes.

Prayer to Saint Cyprian to attract a man

Y puede ser suficiente que éstos hayan perdido su gloria, pero que no debemos, además, cerrarles el lugar del perdón y privarlos del amor de su Padre y de nuestra comunión; a quienes pensamos que puede ser suficiente para suplicar la misericordia del Señor, que durante tres años continuamente y con tristeza, mientras escribes, se han lamentado con excesivo duelo penitencial. Ciertamente no creo que la paz se conceda de forma imprudente y apresurada a aquellos que, por la valentía de su lucha, no han querido, como vemos, previamente ir a la batalla; y quienes, si la lucha se reanudara, podrían recuperar su gloria. De esta persecución, esta es la última y última tentación, que también, por la protección del Señor, pronto pasará; de modo que, después del día de Pascua, seré presentado ante ustedes con mis colegas, quienes, estando presentes, también podremos arreglar para completar los asuntos que requieran ser hechos de acuerdo a su juicio y al consejo general de todos nosotros como se ha decidido antes. Pero si alguien, negándose a arrepentirse y a dar satisfacción a Dios, cede al partido de Felicísimo y sus satélites, y se une a la facción de los heréticos, hágale saber que no puede volver después a la Iglesia y comunicarse con los obispos. Queridos hermanos, les digo adiós de todo corazón y que me supliquen en oración continua para que se suplique la misericordia de Dios.

La lucha sigue adelante y la lucha se celebra a diario. Si verdaderamente y con constancia se arrepienten de lo que han hecho, y prevalece el fervor de su fe, el que no puede demorarse puede ser coronado. Os deseo, amados hermanos, una despedida de todo corazón; y tenme en memoria. Saluda a toda la hermandad en mi nombre y diles que me tengan en cuenta.

  • Es hora, por tanto, de que se arrepientan de su falta, de que demuestren su dolor por su error, de que muestren modestia, de que manifiesten humildad, de que muestren alguna vergüenza, de que, por su sumisión, hayan deben apelar a la clemencia de Dios para sí mismos, y por el debido honor para el sacerdote de Dios deben atraer sobre sí mismos la misericordia divina.
  • Conocemos la fe de la iglesia cartaginesa, conocemos su formación, conocemos su humildad; de donde también nos hemos maravillado de que observemos ciertas cosas sugeridas con cierta rudeza contra usted por carta, aunque a menudo nos hemos dado cuenta de su mutuo amor y caridad, en muchas ilustraciones de afecto recíproco de unos a otros.
  • ¡Cuán inmensamente mejores habrían sido las cartas de estos mismos hombres, si las oraciones de los que se mantuvieron firmes hubieran sido ayudadas por su propia humildad!

Os deseo, amados hermanos, en Dios Padre y en Jesucristo, que me despida siempre de todo corazón. Así, con un solo y mismo consejo, con las mismas oraciones y lágrimas, hagamos a los que hasta el presente parecemos haber escapado a la destrucción de estos tiempos nuestros, así como a los que parecen haber caído en aquellos calamidades de la época, suplican a la divina majestad, y piden paz por el nombre de la Iglesia. Porque la modestia es muy apropiada para aquellos en cuyos pecados es una mente inmodesta la que es condenada. , el diablo, no contra la Iglesia, que se lamenta por su caída. Una petición modesta les servirá de mucho; una súplica tímida, una humildad necesaria, una paciencia que no es descuidada.

Envíen lágrimas como embajadores de sus sufrimientos; que los gemidos, que brotan de lo más profundo de su corazón, desempeñen el oficio de abogado y prueben su dolor y vergüenza por el crimen que horarios de misas en usa han cometido. Pero otros que, sin haber recibido ningún certificado de los mártires, tienen envidia, deben esperar, dependiendo de la protección del Señor, la paz pública de la misma Iglesia.

Realiza un comentario