San Cipriano y los pecados gemelos

2020-06-26

Contenido

Prayer to Saint Cyprian to despair

Gracias, Dios Padre, por Tu misericordia, Tu perdón y Tu amor, en el nombre de Jesucristo. Tengo necesidades espirituales, emocionales y físicas de sanación. Pido perdón por mis propios pecados de omisión o comisión que hayan contribuido a ellos de alguna manera. Te pido humildemente que perdones y sanes los pecados de mis antepasados, vivos y fallecidos, especialmente aquellos que han llevado a maldiciones generacionales, presencias demoníacas o males generacionales de cualquier forma.

Dios es maravilloso en sus santos

Con la ayuda de tu amorosa misericordia, los perdono completa y voluntariamente, incluso a aquellos que me han causado daño directamente a mí oa mis seres queridos. Que la sangre de Cristo lave completamente a mis antepasados, a mí y a todo nuestro árbol genealógico de cualquiera de estos males generacionales. Que la muerte y resurrección de Jesucristo rompa cualquier vínculo oculto generacional o vínculo con cualquier tipo de maldad.

Ore a San Cipriano para alejar a los enemigos y rivales

Pide y se te dará; busca y encontrarás; llama, y ​​se te abrirá. Todo el que pide, recibe, y el que busca, santa misa halla (Lc. 11,10). Todo lo que pidas cuando ores, cree que lo recibirás y te llegarán (Mt. 18,19).

Prayer to Saint Cyprian to despair

De ahí que el mismo San Próspero, que fue un discípulo muy fiel suyo, dice: “Es de la mayor sinceridad creer y confesar que Dios quiere que todos los hombres se salven; ya que el Apóstol es particular al mandar que se hagan oraciones a Dios. para todos”. Nuestras oraciones son tan queridas por Dios, que ha designado a los ángeles para que se las presenten tan pronto como salgan de nuestra boca. “Los ángeles”, dice San Hilario, “presiden las oraciones de los fieles y se las ofrecen diariamente a Dios”.

Te doy gracias Padre Todopoderoso según las riquezas de tu gloria, por fortalecer mi espíritu interior con el poder de tu Espíritu Santo, para que Cristo more en mi corazón. Que por la fe, arraigada y cimentada en el amor, pueda comprender con todos los santos la amplitud, la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo que sobrepasa todo conocimiento. Ven, Espíritu Santo, renuévanos, llénanos de nuevo con tu poder, amor y alegría.

  • Tampoco las palabras de Santo Tomás presentan mucha dificultad; porque, como dicen Sylvius y Gotti, una cosa es no estar en condiciones de orar y otra no poder orar.
  • Si un padre mantiene confinado a un hijo a quien ama tiernamente por alguna falta; si el hijo no está en condiciones de orar por sí mismo, ¿es esa alguna razón por la que no puede orar por otros?
  • Es cierto que esas almas no están en condiciones de rezar, porque, como dice Santo Tomás, mientras sufren son inferiores a nosotros, y más bien requieren nuestras oraciones; sin embargo, en este estado pueden orar bien, ya que son amigos de Dios.

Fortalécenos donde nos hemos sentido débiles y vístanos de Tu luz. Y Señor Jesús, por favor envía a tus santos ángeles para que nos ministren a nosotros y a nuestras familias y para que nos guarden y protejan de todas las enfermedades, daños y accidentes, y que nos guarden en un viaje seguro a casa y nos concedan un descanso nocturno tranquilo.

Que estas presencias malignas sean reemplazadas por los santos poderes del cielo y que los santos ángeles de Dios hagan guardia, protegiendo a todos y cada uno de los miembros de mi familia. En el santo nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santísima Virgen María, que seamos completamente sanados y purificados, y vivamos siempre en tu paz salvadora. para que ningún demonio o espíritu incorpóreo pueda tomar represalias contra él.

Amén, amén, les digo que si le piden algo al Padre en mi nombre, él se los dará. Hay mil textos similares; pero llevaría demasiado tiempo citarlos. Si bien no es terrible, y siéntase libre de usarlo como mejor le parezca o editarlo, una de las cosas como escritor de oraciones o gritador de velas es que muchas oraciones tradicionales no explican realmente la experiencia de las santas. Me siento cómodo con lo que escribí, pero a medida que refino las cosas, creo que es importante armar realmente algún estándar de las pruebas sagradas de Bechdel en trabajos futuros y actuales.

Prayer to Saint Cyprian to despair

Este es el humo del incienso, que son las oraciones de los santos, que San Juan vio ascender a Dios de las manos de los ángeles (Apoc. 8,3); y que vio en otro lugar representado por frascos de oro llenos de fragancias muy agradables a Dios. Pero para comprender mejor el valor de la oración a los ojos de Dios, basta con leer tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento las innumerables promesas que Dios hace al hombre que ora.

Oremos por el antiguo pueblo de Dios, los judíos, los primeros en escuchar su palabra, por un mayor entendimiento entre cristianos y judíos, por la eliminación de nuestra ceguera y amargura de corazón, que Dios nos conceda la gracia de ser fieles a su pacto y para crecer en el amor de su nombre. Desde el trono de la gracia, oh Dios de misericordia, en el momento en que tu Hijo se entregó a la muerte, escucha la oración devota de tu pueblo. Al ser elevado en la cruz, atrae a su vida exaltada a todos los que renacen en la sangre y el agua que fluyen de su costado abierto. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestra pascua y nuestra paz, que vive contigo ahora y siempre en la unidad del Espíritu Santo, Dios por los siglos de los siglos.

Te alabamos ahora y siempre, Padre Celestial, en el Nombre de Jesucristo nuestro Señor y Salvador, por el poder del Espíritu Santo, oramos que el poder limpiador de la preciosa sangre de Tu Hijo venga sobre nosotros ahora mismo. Dios Padre, pido humildemente la sangre de Jesucristo, tu Hijo y mi Salvador, para limpiarme de todos estos pecados que he confesado y a los que he renunciado, para limpiar mi espíritu, mi alma, mi mente, mis emociones y cada parte de mi vida. Tomo para mí toda la armadura de Dios de acuerdo con el capítulo seis de Efesios, y me regocijo en su protección mientras Jesús me rodea y me llena con su Espíritu Santo. Te entronizo, Señor Jesús, en mi corazón, porque Tú eres mi Señor y mi Salvador, la fuente de la vida eterna.

Realiza un comentario