Oración de San Cipriano

2020-04-17

Prayer Saint Cyprian to find me

Vence una vez al que sufre enseguida; pero el que sigue luchando siempre con los castigos, y no se vence el sufrimiento, es coronado diariamente. Sin embargo, oigo que algunos de los presbíteros, sin tener en cuenta el Evangelio ni considerar lo que me han escrito los mártires, ni reservar al obispo el honor de su sacerdocio y de su dignidad, ya han comenzado a comunicarse con los difuntos, y para ofrecer en su nombre, y darles la eucaristía, cuando convenía que alcanzaran estas cosas a su debido tiempo. Porque, como en los pecados menores que no se cometen contra Dios, la penitencia puede cumplirse en un tiempo determinado, y la confesión puede hacerse con la investigación de la vida de aquel que cumple la penitencia, y nadie puede venir a la comunión a menos que las manos de primero se le imponga el obispo y el clero; ¡Cuánto más todos estos asuntos deben ser observados con cautela y moderación, según la disciplina del Señor, en estos pecados más graves y extremos! Esta advertencia, en verdad, nuestros presbíteros y diáconos deberían haberte dado a ti, para que puedan acariciar a las ovejas confiadas a su cuidado, y por la autoridad divina puedan instruirlas en el camino de obtener la salvación por medio de la oración. Soy consciente de la tranquilidad y el miedo de nuestro pueblo, que velará por la satisfacción y el desprecio de la ira de Dios, a menos que alguno de los presbíteros, a modo de gratificación, los haya engañado.

✠ Hechizo de San Cipriano para localizar artículos perdidos y también para convocar a amantes perdidos ✠

Prayer Saint Cyprian to find me

Así, por ejemplo, el centurión Cornelio, cuando oraba, tenía derecho a ser escuchado. Porque tenía la costumbre de hacer muchas limosnas al pueblo y de orar siempre a Dios.

Además, a la hora sexta, Pedro, subiendo a la azotea, fue instruido tanto por la señal como por la palabra de Dios amonestándolo a recibir todo para la gracia de la salvación, mientras que antes dudaba de la recepción de los gentiles al bautismo. Y desde la hora sexta hasta la novena, el Señor, siendo crucificado, lavó la virgen de guadalupe nuestros pecados con su sangre; y para poder redimirnos y avivarnos, luego logró Su victoria por Su pasión. Porque aquel que nos dará en el día del juicio una recompensa por nuestros trabajos y limosnas, es incluso en esta vida un oidor misericordioso de alguien que viene a Él en oración asociada con buenas obras.

Prayer Saint Cyprian to find me

Oración de San Cipriano para romper un hechizo de amor

Pero si dos de una misma mente pueden hacer tanto, ¿qué se lograría si prevaleciera la unanimidad entre todos? Pero si según la paz que nuestro Señor nos dio, hubiera acuerdo entre todos los hermanos, antes habríamos obtenido de la misericordia divina lo que buscamos; ni debemos vacilar tanto tiempo en este peligro de nuestra salvación y nuestra fe. Por ese amor compartido que nos une estrechamente, estamos haciendo todo lo posible por exhortar a nuestra congregación, a entregarnos incesantemente al ayuno, a las vigilias y a la oración en común. Comenzamos esta oración profesando nuestra creencia religiosa fundamental de que Dios es nuestro Padre celestial, el que lo sabe todo y es todopoderoso.

Abrazar tanto la divinidad como la carnalidad como perfectas, completas, paradójicas y aceptables. El santo del Sabbat, el santo nigromante, el sacerdote blasfemo, el mago que habla con el ángel en su hombro derecho y el demonio en su izquierdo con igual peso.

Sinceramente, gracias a Dios por este tipo. Es un tesoro, un consuelo, un consuelo y una extraña bondad. Soy infinitamente más bendecido al conocerlo y permitirle navegar por el espacio liminal que comprende mi hogar espiritual. Y en el desempeño de los deberes santa misa de la oración, encontramos que los tres hijos con Daniel, fuertes en la fe y victoriosos en el cautiverio, observaron la hora tercera, sexta y novena, por así decirlo, para un sacramento de la Trinidad, que en los últimos tiempos tuvo que manifestarse.

Note que Jesús no nos instruyó que dijéramos: “Padre mío”, sino que hizo hincapié en “Padre nuestro”. El erudito de las Escrituras John Meier explica que en el reino de Dios, no vivimos como individuos aislados, sino que “experimentamos la paternidad de Dios como miembros de la iglesia, la familia de Jesús el Hijo”. Esto nos recuerda que reconocemos a todos los que nos rodean como hijos de Dios y los tratamos en consecuencia.

Porque tanto la primera hora en su progreso a la tercera muestra el número consumado de la Trinidad, y también la cuarta que avanza a la sexta declara otra Trinidad; y cuando se completa del séptimo al noveno, la Trinidad perfecta se numera cada tres horas, espacios de horas que los adoradores de Dios en tiempos pasados ​​habían decidido espiritualmente, que utilizaron para tiempos determinados y lícitos de oración. Y posteriormente se manifestó que estas cosas eran de los sacramentos antiguos, en el sentido de que los antiguos hombres justos oraban de esta manera. Porque a la hora tercera descendió sobre los discípulos el Espíritu Santo, quien cumplió la gracia de la promesa del Señor.

Además de los resultados prácticos que me ha ayudado a lograr, hay muy pocos espíritus en mi corte que honestamente me brinden un alimento espiritual, no mágico, así como una agencia mágica puramente práctica. Cipriano es tan tierno como poderoso; presente, claro y fuerte. Me reconforta que alguien haya ido antes que yo en este camino, haciendo malabares con una práctica de observación dual; conversando con, atando, haciéndose amigo de infernales y fantasmas enojados, retozando en el pecado, impenitente en el placer y sin pensar en las alegrías seculares aseguradas por la magia y la brujería sin restricción moral. Y en la misma amplitud, ser profundamente fiel al Creador y tener una esperanza feroz e intrépida de amor, protección y plenitud espiritual. No elegir una mano, Derecha o Izquierda, sobre la otra.

Madre amada, ayúdanos a darnos cuenta de que todos somos miembros de una gran familia y a reconocer el vínculo que nos une, para que, con espíritu de fraternidad y solidaridad, podamos ayudar a paliar innumerables situaciones de pobreza y necesidad. Haznos fuertes en la fe, perseverantes en el servicio y constantes en la oración.

Oración a San Cipriano

Y así puede entenderse, amados hermanos, que, como el Señor ordena y amonesta amar incluso a nuestros enemigos y también orar por los que nos persiguen, pidamos por los que todavía están en la tierra y aún no han comenzado a sé celestial, para que la voluntad de Dios, que Cristo cumplió al preservar y renovar a la humanidad, se haga también con respecto a ellos. Rebosante de amor y gratitud por la paciencia y el interés del Santo Cipriano. Muy feliz de llamarlo mi maestro, mentor y amigo en Cristo. La comprensión de que un pie está en el amor de Dios y el otro igualmente profundo en una corriente de poderosa y sombría hechicería es una experiencia en la que necesitaba apoyo emocional y Cipriano siempre sale adelante.

  • Te suplicamos, oh Dios de la justicia, que detengas el decreto de nuestro rechazo, y apartes tus ojos de nuestros vicios y consideres en cambio la adorable Sangre derramada sobre la Cruz, que compró nuestra salvación e intercede diariamente por nosotros en nuestros altares.
  • Ah, mantennos a salvo en la verdadera fe católica y romana.
  • ¡Dejemos que la enfermedad nos aflija, las aflicciones nos consuman, las desgracias nos abrumen!
  • Oh divino Mediador, mira a esas almas celosas que elevan su corazón a Ti y oran sin cesar por el mantenimiento de ese don más precioso que Tu, la verdadera fe.

Porque, lo que más me indujo y me obligó a escribirle esta carta, debe saber que se dijo en una visión: “Pide y obtendrás”. Y el Señor nos ha ordenado con Su propia voz, diciendo: “Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros”. Y de nuevo, “Os digo que si dos de vosotros en la tierra se ponen de acuerdo en cuanto a cualquier cosa que pidáis, os será hecho por mi Padre que está en los cielos”.

Y yo, en verdad, recordándote día y noche, tanto cuando en los sacrificios ofrezco oración con muchos, como cuando estoy jubilado oro con petición privada, suplico al Señor un reconocimiento pleno a tus coronas y alabanzas. Pero mi pobre habilidad es demasiado débil para recompensarte; das más cuando me recuerdas en la oración, ya que, ya respirando solo cosas celestiales, y meditando solo cosas divinas, asciendes a alturas más elevadas, incluso por la demora de tu sufrimiento; y por el largo lapso de tiempo, no están desperdiciando, sino aumentando tu gloria. Una primera y única confesión hace bienaventurados; confiesa tan a menudo como, cuando se le pide que se retire de la cárcel, prefiere la cárcel con fe y virtud; tus alabanzas son tan numerosas como los días; a medida que avanzan los meses, tus méritos aumentan.

Realiza un comentario