Oración a San Cipriano

2020-09-05

Contenido

Prayer to Saint Cyprian to despair

Y deseo, querido hermano, que ahora se nos haya dado el poder de estar contigo allí a tu regreso, que nosotros mismos, que te amamos con amor mutuo, pudiéramos, estando presentes con los demás, recibir también el fruto muy gozoso. ¡Qué júbilo entre todos los hermanos allí; ¡Qué correr juntos y abrazar a cada uno según van llegando!

, el diablo, no contra la Iglesia, que se lamenta por su caída. Una petición modesta les servirá de mucho; una súplica tímida, una humildad necesaria, una paciencia que no es descuidada. Envíen lágrimas como embajadores de sus sufrimientos; que los gemidos, surgidos de lo más profundo de su corazón, desempeñen el cargo de abogado y prueben su dolor y vergüenza por el crimen que han cometido. Porque tú, por la voluntad de Dios, cuando confesaste, no solo ahuyentaste a la gran serpiente, el pionero del Anticristo, lo has vencido, por esa voz y esas palabras divinas, por las cuales sé cuánto amas la fe, y cuán celoso eres.

Prayer to Saint Cyprian to despair

Apenas puedes estar satisfecho con los besos de los que se aferran a ti; apenas los mismos rostros y ojos del pueblo pueden saciarse de ver. Con el gozo de tu venida, la hermandad ha comenzado a reconocer qué y cuán grande gozo seguirá cuando Cristo venga. Porque la víctima que da ejemplo a la hermandad tanto de valor como de fe, debe ser ofrecida cuando los hermanos están presentes. Te decimos, querido hermano, una despedida de todo corazón. Porque la modestia es muy apropiada para aquellos en cuyos pecados es una mente inmodesta la que es condenada.

Aquí también engañó a uno de los presbíteros, un paisano, y a otro, un diácono, para que tuvieran relaciones con esa misma mujer, la cual fue detectada poco después. Sin embargo, ese exorcista, inspirado por la gracia de Dios, resistió valientemente y mostró que lo que antes se consideraba santo, era en verdad un espíritu muy inicuo. Pero, además, el mismo interrogatorio que se hace en el bautismo es testimonio de la verdad.

San Cipriano y Santa Justina Mártires en Antioquía 304

Cuando llegó, vi en él a todos ustedes; y cuando me habló con dulzura y con frecuencia de tu amor, en sus palabras te escuché. Me alegro mucho cuando hombres como él me traen tales cosas. Creo que yo, que estoy así ligado a sus corazones, disfruto con ustedes de las delicias de la aprobación divina. Tu amor individual me asocia con tu honor; el Espíritu no permite que nuestro amor se separe.

Santa Eduvigis, religiosa 1174

son para la disciplina de Cristo, en la que sé y me alegro de que estéis ocupados activamente. Ahora amado, ya para ser estimado entre los mártires, has querido sobrecargarme con tu carta, en la que nos hablaste de nuestras hermanas, en cuyo nombre deseo que pudiéramos mencionarlas sin recordar también tan gran crimen cometido. Ciertamente no deberíamos pensar en ellos con tantas lágrimas como ahora. Cipriano a Moisés y Máximo, los presbíteros y los demás confesores, sus hermanos, saludo. Celerinus, un compañero tanto de su fe como de sus virtudes, y soldado de Dios en gloriosos compromisos, ha venido a mí, amados hermanos, y los representó a todos ustedes, así como a cada individuo, por la fuerza a mi afecto.

Y, por tanto, debe ser bautizado y renovado el que viene sin preparación a la Iglesia, para que sea santificado en su interior por los santos, como está escrito: “Sed santos, porque yo soy santo, dice el Señor”. De modo que el que ha sido seducido al error y bautizado fuera de la Iglesia, debe dejar a un lado incluso esto mismo en el bautismo verdadero y eclesiástico, a saber, que un hombre que viene a Dios, mientras busca un sacerdote, cae por el engaño del error sobre un profano.

Porque cuando decimos: “¿Crees en la vida eterna y en la remisión de los pecados por medio de la santa Iglesia?” queremos decir que la remisión de los pecados no se concede excepto en la Iglesia, y que entre los herejes, donde no hay Iglesia, los pecados no se pueden quitar. Por tanto, quienes afirman que los herejes pueden bautizar, deben cambiar el interrogatorio o mantener la verdad; a menos que también atribuyan una iglesia a los que, según afirman, se bautizan.

También es necesario que sea ungido el bautizado; para que, habiendo recibido el crisma, es decir, la unción, sea ungido por Dios y tenga en él la gracia de Cristo. Además, es la Eucaristía de donde los bautizados son ungidos con el aceite santificado sobre el altar. Pero no puede santificar a la criatura del aceite, que no tiene ni altar ni iglesia; de donde tampoco puede haber unción espiritual entre los herejes, ya que es manifiesto que el aceite no puede ser santificado ni celebrarse la Eucaristía entre ellos.

Prayer to Saint Cyprian to despair

Pero debemos saber y recordar que está escrito: “No unja mi cabeza el aceite de un pecador”, que el Espíritu Santo antes advirtió en los Salmos, para la virgen de guadalupe que nadie se desvíe del camino y se desvíe del camino de la verdad. Además, ¿qué oración puede ofrecer un sacerdote impío y pecador por un bautizado?

ya que está escrito: “Dios no oye al pecador; pero si alguno es un adorador de Dios y hace su voluntad, a éste le oye”. ¿O cómo puede desempeñar funciones espirituales si él mismo ha perdido el Espíritu Santo?

  • “Estos santos nombres”, declara San Juan Crisóstomo, “tienen un poder intrínseco sobre el diablo y son un terror para el infierno”.
  • Al nombre de María, los demonios tiemblan de miedo; cuando ella es invocada, su poder los abandona como la cera se derrite ante el fuego.
  • Deberíamos decir un Ave María, o al menos pronunciar los santos nombres de Jesús y María.
  • La oración es el arma con la que protegemos los asaltos de nuestro enemigo espiritual; es más potente que todos los esfuerzos de los demonios porque mediante la oración obtenemos la ayuda de Dios y nada puede resistir Su poder.
  • La oración se opone exactamente a la tentación porque ilumina el entendimiento y fortalece la voluntad.

No es que el poder del demonio fuera tan grande que pudiera prevalecer para sacudir la tierra o perturbar los elementos; pero que a veces un espíritu inicuo, profético, y percibiendo que habrá un terremoto, finge que hará lo que ve que sucederá. Con estas mentiras y jactancias había subyugado tanto la mente de las personas, que le obedecían y seguían a dondequiera que mandaba y guiaba. También haría que esa mujer caminara en el intenso invierno con los pies descalzos sobre la nieve helada, y no se molestaría o lastimaría en ningún grado por ese caminar. Además, decía que se apresuraba a ir a Judea ya Jerusalén, fingiendo como si hubiera venido de allí.

Realiza un comentario