Oración a San Cipriano

Oraciones poderosas a San Cipriano 2020-06-22

Contenido

Prayer to Saint Cyprian to despair

San Ignacio de Loyola solía decir que la oración mental es el camino corto para alcanzar la perfección. En una palabra, el que más avanza en la meditación hace el mayor progreso en la perfección.

Dios es maravilloso en sus santos

Prayer to Saint Cyprian to despair

en bienaventuranza, que están constantemente empleados en la contemplación de Dios. Pero estos placeres no son constantes y, en su mayor parte, las almas santas experimentan mucha sequedad de espíritu en la meditación. “Con sequedad y tentaciones”, dice santa Teresa, “el Señor prueba a los que le aman”.

También debemos ser urgentes con las oraciones para obtener de Dios Su santo amor. San Francisco de Sales dice que todas las virtudes van unidas al amor santo. Pero la perfección de este amor consiste en hacer nuestra voluntad una con la de Dios; porque el efecto principal del amor, como dice Dionisio el Areopagita, es unir las voluntades de los que aman, la virgen de guadalupe de modo que tengan un solo corazón y una sola voluntad. Santa Teresa también dice: “Todo lo que debe aspirar el que se ejercita en la oración es conformarse a la voluntad divina, y puede estar seguro de que en esto consiste la máxima perfección; el que lo practique mejor recibirá los mayores dones. de Dios, y hará el mayor progreso en una vida interior “.

Ilumíname, para que pueda comprender cada vez más lo digno que eres de nuestro amor y para que pueda conocer el inmenso amor que me has dado, especialmente al dar tu vida por mí. Concédeme, entonces, que pueda amarte con todo mi corazón y amarte siempre, y nunca dejar de rogarte la gracia de amarte en esta vida; para que, viviendo siempre y muriendo en Tu amor, llegue un día a amarte con todas mis fuerzas en el Cielo, para no dejar nunca de amarte por toda la eternidad. Una vez más, ella dice: “El que no se detiene en el camino de la oración mental, llega al final de su viaje, aunque debería retrasarse un poco”. Finalmente, concluye diciendo: “Con la aridez y las tentaciones el Señor prueba a sus amantes; aunque la aridez sea de por vida, no abandone el alma la oración; llegará el momento en que todos serán bien recompensados”. En una palabra, toda oración mental debe consistir en actos y peticiones.

  • Él se ha dejado en este Sacramento, no solo para ser alimento de las almas que lo reciben en la Sagrada Comunión, sino también para ser encontrado en todo momento por todo aquel que lo busca.
  • No está permitido en el mundo que personas de todos los rangos hablen a solas con los reyes; pero con Jesucristo, Rey de reyes, tanto los nobles como los plebeyos, ricos y pobres, pueden conversar a su antojo, planteando ante Él sus necesidades y buscando Su gracia; y allí Jesús da audiencia a todos, escucha a todos y consuela a todos.
  • Los devotos peregrinos van a la Santa Casa de Loreto, donde habitó Jesucristo durante Su vida; ya Jerusalén, donde murió en la cruz; pero ¡cuánto mayor debe ser nuestra devoción cuando lo encontremos ante nosotros en el tabernáculo, en el cual este Señor mismo ahora habita en persona, que vivió entre nosotros y murió por nosotros en el Calvario!
  • Pero muchos otros Doctores, como Belarmino, Silvio, Cardenal Gotti, Lessius, Medina y otros afirman con gran probabilidad, que debemos creer piadosamente que Dios manifiesta nuestra oración a esas santas almas para que recen por nosotros; y que así se mantenga entre ellos y nosotros el intercambio caritativo de oración mutua.
  • Una vez más, se discute si tiene algún sentido recomendarse a las almas del purgatorio.

Y añade: “Aunque esta sequedad dure toda la vida, que el alma no deje de meditar; llegará el momento en que todo estará bien recompensado”. El tiempo de sequía es el momento de obtener las mayores recompensas; y cuando nos encontremos aparentemente sin fervor, sin buenos deseos y, por así decirlo, incapaces de hacer un buen acto, humillémonos y resignémonos, porque esta misma meditación será más fecunda que otras. Basta entonces decir, si no podemos decir nada más: “¡Oh Señor, ayúdame, ten piedad de mí, no me abandones”!

En la oración mental, el alma se llena de pensamientos santos, de afectos, deseos y resoluciones santos, y de amor por Dios. la virgen de guadalupe Allí el hombre sacrifica sus pasiones, sus apetitos, sus apegos terrenales y todos los intereses del amor propio.

Recurramos también a nuestra consoladora, la Santísima María. Feliz el que no deja de meditar en la hora de la desolación.

Por eso, la Venerable Hermana María Crucificada, estando en éxtasis, declaró que la oración mental es la respiración del alma; porque así como por la respiración se atrae primero el aire y luego se lo devuelve, así, por peticiones, el alma recibe primero la gracia de Dios, y luego, por los buenos actos de oblación y amor, se entrega a Él. El padre Balthassar Alvarez solía decir que un alma que ama a Dios, cuando no está en oración, es como una piedra fuera de su centro, en estado violento ‘porque en esta vida debemos, en la medida de lo posible’ imitar la vida de los santos.

Ore a San Cipriano para alejar a los enemigos y rivales

San Cipriano de Antioquía

Después de vivir una vida de piedad, su tumba se convirtió en un lugar de peregrinaje y después de su canonización, se convirtió en la santa patrona de los patinadores sobre hielo. Cuando comencé a investigar seriamente la legitimidad de la oración a María y los santos, naturalmente hablé al respecto con mis amigos protestantes y ortodoxos. ¿Estaba bien, pregunté, pedirle a María y a los santos que oraran por mí? ” respondieron mis amigos ortodoxos. Ambos grupos consideraron que el tema era tan evidente que no requería más reflexión. Me dejé librado a mis propios recursos ya un nuevo examen de las Escrituras y de la historia de la iglesia. Permítame compartir los resultados de este examen. Para ello, hazme vivir siempre conforme a tu santa voluntad.

Prayer to Saint Cyprian to despair

En la oración mental también podemos, por el solo deseo de realizarlas, obtener el mérito de muchas buenas obras que no realizamos. Porque así como el Señor castiga los malos deseos, así recompensa todos nuestros buenos deseos. Y en cuanto a San Agustín, veremos ahora que esta era su verdadera opinión; de modo que San Próspero protesta contra atribuirle la suposición de que Dios no deseaba sinceramente la salvación de todos los hombres, y de cada individuo, como una aspersión al santo Doctor.

Realiza un comentario