Impactante Hechos sobre Oraciones A La Medalla Milagrosa contado por un especialista

2020-07-01

Contenido

oraciones a la medalla milagrosa

Casi inmediatamente las bendiciones que María había prometido han comenzado a derramarse sobre aquellos que llevaban su medalla, y próximamente toda Francia clamaba junta en oración, con lo que las personas comenzaron a llamarla “La Medalla Milagrosa”. “Haz una medalla basándote en este modelo. Aquellos que la lleven van a recibir enormes gracias, especialmente si la llevan cerca del cuello”. Ahora, le presentamos La mejor oración a la Medalla Milagrosa para orar por los pequeños del mundo.

oraciones a la medalla milagrosa

Santísima Virgen, tú acompañas por los caminos del mundo a los que expatrian en busca de trabajo y de pan. Tú que conoces asimismo el exilio, mira piadosa nuestra condición y bendiciendo a quienes nos hospedan, candela, te suplicamos, más que nada a aquellos a quienes la necesidad ordena a dispersarse, y a quienes la fraternidad ajena acoge asociándolos al esfuerzo común de los propios trabajos. ¡Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial seguridad te dirigimos y preséntanos ante tu Hijo, Jesús, único Redentor nuestro.

Reflexión Día 3 De La Novena

En tu unión con su sufrimiento, te hiciste la Madre de todos nosotros.

Lea mas sobre hacerbafles.info aqui.

oraciones a la medalla milagrosa

Madre de clemencia, Maestra del sacrificio escondido y discreto, a ti, que sales al acercamiento de , los pecadores, te consagramos en este día todo nuestro ser y nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestro trabajo, nuestras alegrías, nuestras anomalías de la salud y nuestros dolores. Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; puesto que todo cuanto tenemos y somos lo ponemos bajo tu precaución, Señora y madre nuestra.

oraciones a la medalla milagrosa

Catalina se lo tragó y se durmió pensando que S. Vicente, junto con su ángel de la almacena, le obtendrían esa noche la felicidad de ver a la Virgen como era su deseo. Precisamente, los precedentes favores recibidos en las diversas lasceldasfotovoltaicas.com visualizaciones de San Vicente a Sor Catalina alimentaban en su corazón una seguridad sin limites hacia su bienaventurado padre, y su candor y viva esperanza no la engañaron.

Además, ella no solo transmitió a Santa Catalina los datos de la medalla, que ha protegido a muchos católicos durante casi 2 siglos, sino asimismo su deseo de que le recemos. Muy santa y también Inmaculada Virgen María, oh Mi madre, a ti que eres la Madre de mi Señor, la Reina de todo el mundo, la Abogada, promesa y cobijo de los pecadores, vengo ahora a soliciar tu bendición. te venero, oh enorme Reina, y te doy gracias por tantos favores que me has hecho en el pasado; pero más que nada te doy gracias por librarme de todos los males. Te amo, oh Señora dignísima de todo amor, y por el amor que te tengo, prometo en adelante servirte, y llevar a cabo todo lo que de mí dependa a fin de que otros te amen.

“Venid al pie de este altar -decíale la celestial Señora-, aquí se distribuirán las gracias sobre cuantas personas las pidan con confianza y furor, sobre enormes y pequeños.” ¡Cómo software mantenimiento siente las penas de todos sus hijos! Que tú recuerdo y tu medalla, Virgen Prodigiosa, sean alivio y consuelo de todos y cada uno de los que padecen y lloran en desamparo.

oraciones a la medalla milagrosa

Realiza un comentario