Epístolas Paulinas

Oraciones poderosas a San Cipriano 2020-10-04

21 de septiembre

Saint Cyprian

Debe tenerse un poco de consideración por la prerrogativa de los confesores, sin embargo, no se debe colocar a los difuntos en una mejor posición que aquellos que se habían mantenido firmes y habían sido torturados, mendigados o exiliados. Los culpables estaban aterrorizados por las maravillas ocurridas. Un hombre se quedó mudo en el mismo Capitolio donde había negado a Cristo. Otro se volvió loco en los baños públicos y mordió la lengua que había probado la víctima pagana. En la propia presencia de Cipriano, un niño que había sido llevado por su nodriza para participar en el altar pagano, y luego al Santo Sacrificio ofrecido por el obispo, fue torturado y vomitó las Sagradas Especies que había recibido en el santo cáliz.

A principios de 251, la persecución se desvaneció debido a la aparición sucesiva de dos emperadores rivales. Los confesores fueron puestos en libertad y se convocó un consejo en Cartago. Por la perfidia de algunos la virgen de guadalupe sacerdotes, Cipriano no pudo dejar su retiro hasta después de Pascua. Pero escribió una carta a su rebaño denunciando al más infame de los cinco sacerdotes, Novatus, y su diácono Felicissimus (Ep. Xliii).

El tema de la carta está más desarrollado en el tratado “De Ecclesiae Catholicae Unitate” que Cipriano escribió sobre esta época. Sobre la Unidad de la Iglesia Católica, que destacó la centralidad de la sede de Pedro como fuente del episcopado. Aunque Cipriano pudo haber escrito dos borradores de un pasaje importante sobre la primacía de la cátedra de Pedro, no implicaba la aceptación de las prerrogativas jurisdiccionales romanas. Cuando en 254 dos congregaciones españolas (Mérida y León) le apelaron contra la decisión de Esteban de restaurar a los obispos que habían caído durante la persecución, convocó a un consejo para considerar el caso.

  • Enviaron al santo a la ciudad de Curubis, y el diácono Pontus siguió voluntariamente a su obispo al exilio.
  • También se negó a dar los nombres y direcciones de los presbíteros de la iglesia de Cartago.
  • Además de esto, Novaciano con la ayuda de Novatus convenció a tres obispos italianos durante la vida del obispo romano legítimo Celerinus para colocar otro obispo en la cátedra romana.
  • Contra tal iniquidad, San Cipriano escribió una serie de encíclicas a los obispos africanos, y más tarde un libro completo, Sobre la unidad de la Iglesia.
  • Durante este tiempo se produjo un nuevo cisma, encabezado por el presbítero romano Novaciano, al que se unió el presbítero cartaginés Novato, un antiguo adherente de Felicísimo.

In Carthage, Fortunatus, who opposed absolution, was elected by Cyprian’s opponents as bishop of Carthage. Further, Novatian, aided by Novatus, convinced three Roman bishops to place Novatian on the cathedra of Rome while Bp. Cyprian entered the battle with a series of encyclicals to the African bishops that was later produced as the book, On the Unity of the Church. Support for the extreme measures by those who opposed absolution were moderated by Bp.

Pero es obvio que el concilio africano había escuchado sólo a una de las partes, mientras que Félix y Sabino debieron haber defendido su causa en Roma antes de llegar a África. Por este motivo, los africanos parecen haber hecho un juicio demasiado apresurado. Cipriano explicó su conducta (Ep. Xx) y envió a Roma copias de trece de las cartas que había escrito desde su escondite a Cartago. Esto fue un ultraje a la disciplina, sin embargo, Cipriano estaba dispuesto a dar algo de valor a las indulgencias concedidas indebidamente, pero todo debe hacerse en sumisión al obispo.

Definiciones del diccionario británico para cipriano (2 de

Cyprian’s writings raising him in the eyes of the people and increased further by their witness of his self-denying devotion during a great plague and famine that descended on Africa. He kept in constant touch with the Carthaginian Christians through his epistles, and he wrote letters to presbyters, confessors and martyrs. Some Christians, broken by torture, offered sacrifice to the pagan gods. These lapsed Christians appealed to the confessors, asking to give them what is called a letter of reconciliation, i.e. a certificate for accepting them back into the Church.

En algún momento entre el 248 de julio y el 249 de abril fue elegido obispo de Cartago, una elección popular entre los pobres que recordaban que su patrocinio demostraba un buen estilo ecuestre. Sin embargo, su rápido ascenso no contó con la aprobación de los miembros más importantes del clero de Cartago, oposición que no desapareció durante su episcopado.

Cyprian lost all his possessions in this persecution but avoided capture by going into hiding. He governed his diocese remotely through letters and was compelled to defend his flight against criticism levelled by bishops in both Rome and North Africa that he was avoiding martyrdom. Once the tide of persecution subsided, Cyprian returned to Carthage and was lenient but clear, like his contemporary Pope Cornelius, in reintegrating the lapsi back into the Church once they had performed a suitable penance. In 251, Cyprian called a local council that decreed that it was possible to receive the lapsed back into the church after a penance. In the meantime, the priest Novatus joined with a priest of Rome, Novatian, in a schism of the church by asserting that those who lapsed during the persecution could not be readmitted even if they repented their sin.

Emana de un concilio de treinta y siete obispos, y obviamente fue compuesto por Cipriano. Está dirigido al santa misa sacerdote Félix y al pueblo de Legio y Asturica, y al diácono Ælius y al pueblo de Emerita, en España.

It was necessary to determine the sincerity of contrition of the lapsed. To admit them was possible only after penance, and with the permission of the bishop. Some of the lapsed insistently demanded their immediate re-admittance into the Church and caused unrest in the whole community. wrote the bishops of other dioceses asking their opinion, and from all he received full approval of his directives.

Saint Cyprian

Cuenta que los obispos Félix y Sabino habían venido a Cartago para quejarse. Habían sido ordenados legítimamente por los obispos de la provincia en lugar de los anteriores obispos, Basílides y Martialis, quienes habían aceptado santa misa libelli en la persecución. Basílides había blasfemado más a Dios, enfermo, había confesado su blasfemia, había renunciado voluntariamente a su obispado y había agradecido que se le permitiera la comunión laical.

Saint Cyprian

Martialis se había entregado a banquetes paganos y había enterrado a sus hijos en un cementerio pagano. Había testificado públicamente ante el procurator ducenarius que había negado a Cristo. Por tanto, la carta es una declaración de que Esteban fue engañado perversamente. No se le imputa ninguna falta, no hay ningún reclamo para revocar su decisión o denegar su derecho a darla; simplemente se señala que se basó en información falsa, por lo que era nula.

Elección impugnada como obispo de Cartago

Una mujer decadente de edad avanzada había caído en un ataque, al aventurarse a comunicarse indignamente. Otro, al abrir el recipiente en el que, según la costumbre, se había llevado a casa el Santísimo Sacramento para la Comunión privada, fue disuadido de tocarlo sacrílegamente por el fuego que brotó. Sin embargo, otro no encontró nada dentro de su píx salvo cenizas. Alrededor de septiembre, Cipriano recibió la promesa de apoyo de los sacerdotes romanos en dos cartas escritas por el famoso Novaciano en nombre de sus colegas.

Realiza un comentario